Cerveteri

Cerveteri Ingrandisci

Una visita guiada a la necrópolis de la Banditaccia

Maggiori dettagli

  • Autore: Dario Rossi
  • Anno: 2016
  • Formato: 14x21
  • Pagine: 32
  • ISBN: 9788-7145-355-2

4,00 €

10 Articoli disponibili

Aggiungi alla lista dei desideri

Nessun punto fedeltà per questo prodotto.


No es fácil empezar a escribir sobre esta antiquísima ciudad,

cuyos orígenes se pierden en la noche de los tiempos.

De cualquier modo, nos llegan noticias de sus orígenes a través de los

antiguos escritores griegos y latinos, principalmente de Dionisio de

Halicarnaso (escritor muy culto de la antigüedad romana) que ya

desde su primer libro nos habla de la antigua Agylla, que posteriormente

recibió el famosísimo nombre de Caere. Esta estaba a poca distancia

del mar Tirreno, donde hoy se encuentra el moderno pueblo

de Cerveteri .

Fue una de las ciudades más antiguas y memorables de la Etruria

central, una de las celebres lucomonias (o ciudad principal) de la

confederación etrusca. Su fundación, contando desde la época en

que los Siculos pasaron por Sicilia, se remonta a unos 14 siglos de la

era común; no obstante, sobre los primeros fundadores de la ciudad

las noticias son varias e inciertas, puesto que unos creen que fue fundada

por los propios Siculos y otros por los Pelasgos unidos a los aborígenes.

Los Agilinos se dedicaron con seguridad al cultivo de la tierra y sobre

todo al pastoreo, que era la actividad principal de la gente de la antigüedad.

De ahí -nos cuenta Virgilio en relación con los antiguos

pelasgos, los habitantes de Agylla- que estos consagraran en honor de

Silvano, dios de los campos y rebaños, un bosque umbroso de abetos

al que tenían gran veneración. El bosque sagrado se encontraba en la

parte oriental, a poco más de un kilómetro de la ciudad, en una

montaña de toba volcánica repleta de pequeños montes y valles; aun

hoy se le llama Monte Abetone por los antiquísimos abetos que allí

están plantados.

El poeta griego Licofrón, en el poema Casandra, en el verso 1238,

recuerda numerosos rebaños de animales vagando por los bosques de

Agylla; y los llamaba “ovejeros” por la enorme cantidad de ovejas que

en ellos pastaban.

  • Autore Dario Rossi
  • Anno 2016
  • Formato 14x21
  • Pagine 32
  • ISBN 9788-7145-355-2